Real Monasterio de Santa María, historia y características

Socarrat2-ec371c39

Hace dos días compartimos una pequeña reseña de la historia de la Virgen del Puig; Patrona del Reino de Valencia desde el S. XIII, por tal motivo consideramos de gran importancia compartir también un breve resumen del Real Monasterio de Santa María por ser el lugar donde trasladaron y veneraron a la Virgen hasta la invasión musulmana, así como lugar en el cual  San Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced que acompañaba al rey, encontró enterrada en la colina donde hoy se alza dicho monasterio, la imagen de la Virgen en forma de ícono en piedra y debajo de una campana. Recordemos también que el Rey mandó a edificar dicho monasterio para la custodia de la citada imagen.

Las figuras de Jaime I y el Cid Campeador, están íntimamente ligadas a la localidad de El Puig. La conquista de Valencia se fraguó desde allí, ya que es el lugar donde Jaume I asentó sus tropas y esperó el momento definitivo para asaltar Valencia. La legendaria resistencia cristiana ante los musulmanes en la batalla del Puig, el castillo, la monumental Cartuja de Ara Christi y el Real Monasterio de Santa María.

Jaime I planificó la conquista de Valencia eligiendo el castillo de Enesa, también denominado de Cebolla, de Yubayla y en la actualidad El Puig de Santa María; como emplazamiento perfecto desde el que conseguir la conquista de la Valencia islámica.

Desde este lugar se controlaba el paso norte a la ciudad, se podían traer provisiones por mar y se dominaban todas las poblaciones musulmanas situadas entre El Puig y la capital.

Debido a la importancia estratégica que tenía, el rey musulmán Zayyan decidió destruir la fortaleza antes de la llegada de las tropas cristianas. Aún así, Jaime I mandó a sus hombres a El Puig a finales de abril de 1237, para diseñar la conquista y reconstruir el castillo.

El 20 de agosto de 1237 el castillo fue defendido por las tropas cristianas en la famosa batalla de El Puig. Esta gran batalla abrió las puertas a la conquista de la capital. A finales de abril de 1238, Jaime I decide asediar Valencia.

El día de su partida se encomiendan a la virgen de El Puig para que les guíe y proteja en la toma final de la capital, que se culminó con la entrada triunfal en Valencia en 1238.

Tras la conquista de Valencia los territorios de la población y castillo de El Puig fueron cedidos a Arnau de Cardona en 1240.

Características

En el ala sur del claustro se encuentra una gran puerta que da acceso al vestíbulo del Salón Real, en cuyo frontón se encuentra el escudo en bronce de los monarcas españoles de la casa de Borbón, se penetra en el Salón Real, que es salón-comedor y estancias privadas de los Reyes de España, cuando se hospedan en el Monasterio.

El salón presenta, en sus muros forrados de madera, dos lienzos: “Milagro de San Luis Beltrán” de la escuela de Jerónimo Jacinto de Espinosa y “San Francisco Javier pidiendo cruces” anónimo del siglo XVIII; y dos excepciones socarrats de Jaime de Scals: “El rey Jaime I con caballeros de la orden de la Merced” y “La batalla de El Puig en 1237”. (socarrats anexo)

Un vano practicado en el muro norte del torreón y la portezuela correspondiente, disimulada en la pared del salón real, conducen a las habitaciones reservadas para el uso exclusivo de los monarcas. En las vidrieras están los escudos de la Orden de la Merced y del Monasterio de El Puig, con el escudo Real de España.

Jaime de Scals

Nació en Jijona provincia de Alicante en 1913. Falleció en 1978.

Cursó estudios de Bellas Artes en la  Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Fue profesor de dibujo en la Escuela de Arquitectura, Universidad Politécnica, así como en el Instituto de Enseñanza Media de Algemesí.

Ceramista de profesión, se especializó en cerámica medieval valenciana y en socarrats.

Trabajó en el Museo de Cerámica González Martí en restauración de cerámica. La ciudad de Valencia conserva diversos retablos de cerámica o paneles de azulejos distribuidos por lugares públicos.

Como ceramista se dedicó al estudio e investigación de la cerámica medieval valenciana y de los socarrats, especializándose en grandes murales cerámicos inspirados en el arte valenciano del  siglo XV.

Suyos son los paneles con escenas de la vida de Sant Vicent Ferrer, en la plaza de la Almoina y en la de San Esteban de Valencia, Colegio de Arquitectos, Palacio del Temple, Monasterio del Puig, Ayuntamiento de L’Eliana y Benetusser, Instituto de Enseñanza Media de Xixona, entre otros.

“El Regalo Perfecto del S.XXI… nacido en el S.XII”

www.socarratartesania.es

Esta web utiliza cookies de navegador. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Aceptar | Más información