Las 6 cosas que aprendí de mi hermano discapacitado (entre unas cuantas más)

WhatsApp Image 2019-07-15 at 16.47.04

Post de Gonzalo Calleriza para Re-Creándote

La vida te da altos y bajos, en muchos casos uno ni siquiera sabe que está en situaciones diferentes a la de los demás. Mi caso fue muy particular, yo no sabía que no era normal tener un familiar con cierta discapacidad, ya sea física o mental. Al venir a este mundo ya estaba mi hermano Federico con su síndrome de Lennox-Gastaut, pero lo que yo no sabía era cuantas cosas iba a terminar aprendiendo.

No es fácil crecer con un hermano discapacitado ya que uno está limitado en conocimientos y no entiende por qué exactamente pasan las cosas. ¿Cómo se le puede explicar a un niño exactamente que es una convulsión sin generarle confusión o miedo? ¿Cómo se puede hacerle entender que por más que le diga quinientas veces la misma cosa a su hermano, él no va a entender nada o solo una fracción con suerte? ¿Cómo explicar las reacciones diferentes que tiene a cosas normales?

Muchas frustraciones se viven, muchas broncas y confusiones. ¿Por qué pasan las cosas que pasan? ¿Por qué esto le tenía que pasar a mi hermano? ¿La culpa de quién es esto?

En mi caso la respuesta me la dieron de forma muy clara, hubo un accidente al momento del parto porque el médico no quiso hacer una cesárea en vez de un parto natural porque en ese entonces no se pagaba extra el procedimiento, generando presión en el cráneo que causo la entrada de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. ¿Simple, no? ¿Cambió en algo mi situación gracias a esta explicación?

Con el tiempo, uno comprende más lo que pasa, uno desarrolla formas de hablar con alguien que no puede hablar, comprende los mensajes subliminales y aprende una que otra cosa. Ve la imagen en un sentido más amplio.

Mi hermano Federico es alguien especial, no significa ni menos ni más, es alguien que vive su vida con una sonrisa y una vez que uno nota estas pequeñas cosas, uno puede aprender de las mismas. Acá les quiero compartir algunas de las cosas que aprendí.

Paciencia:

Poder comprender que las cosas no pasan a propósito, sino porque muchas veces las personas están con opciones limitadas, ya sea por sus tiempos, capacidades o energías.

Disfrutar las cosas pequeñas de la vida:

Aprender a disfrutar un simple vaso de agua, tomar las cosas con calma e intentar disfrutar al máximo las cosas que tenemos con todos nuestros sentidos. La vista es el sentido que más usamos, pero tenemos otros cuatro.

Sonreír sin tener una razón de por qué:

Tomar la vida con una sonrisa, sin estar atrapado por pensamientos negativos. Sonreír no cuesta nada (lo digo sabiendo que hay veces que es muy difícil) y el sonreír nos afecta psicológicamente. Engañar al cerebro muchas veces es más sencillo de lo que uno piensa.

Las cosas podrían estar peor, eso no nos limita:

Nuestra situación podría ser mucho peor, no significa que tenemos que menospreciar las cosas malas que nos pasan, pero tenemos que estar agradecidos por las cosas que tenemos. No podemos controlar las cosas que nos pasan, pero si cómo vamos a responder a estas, este es el principio básico de la resiliencia.

Simple no es malo:

La vida no tiene que ser compleja para poder disfrutarla. No necesitamos vestir la última moda, usar los artículos más costosos o manejar el mejor vehículo para ser felices. Muchas veces el simplemente vestir cómodo y ver una revista o programa de televisión es suficiente para estar centrado y feliz con lo que tenemos.

El vínculo con los demás no necesita ser con palabras o con un por qué:

Mi hermano siempre ha podido vincularse con los demás, ya sean personas o animales. Esto se debe a la disposición libre con la que él vive. Él no interactúa pensando que beneficio puede tener de otros, él simplemente lo hace con curiosidad de saber un poco más sobre la otra parte y ver qué puede pasar.

Cómo pueden ver, uno puede aprender mucho de los que nos podrían parecer que no tienen nada para enseñar. Las situaciones de la vida nos atrapan muchas veces y nos patean sin saber por qué, pero eso no significa que no podamos disfrutar de un vaso de agua, encontrar ese supuesto gusto inexistente, apreciar las cosas que tenemos y apuntar a sonreír un poco más.

 ¡¡¡Siéntelo!!!

Re-Creándote versión en inglés

Esta web utiliza cookies de navegador. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Aceptar | Más información