Conoce la Identidad y el Talento de un Solista y su Saxofón, representado por Socarrat Artesanía

ArtesaniaSocarrat y Saxofon-6ccaf03d

Historia del Saxofón y su creador: Adolphe Sax

Adolphe Sax era hijo de Charles Joseph Sax (1791–1865), un fabricante de instrumentos de viento, pianos, arpas y guitarras.  Era originalmente carpintero. De hecho, estaba tan dotado con la madera que Guillermo I de Orange, el monarca gobernante de la región en ese momento, lo contrató para crear los instrumentos adecuados para el ejército belga.

Adolphe Sax, nacido en una familia de comerciantes, nació en Dinant pero para establecer su negocio de instrumentos musicales se mudó a París. Estudió flauta y clarinete en el Conservatorio de Bruselas y no fue hasta 1842 que se muda a París.

Allí exhibió el saxofón, un instrumento de una sola lengüeta hecho de metal, con un calibre cónico, que sobresale en la octava, resultado de sus esfuerzos por mejorar el tono del clarinete bajo.

Fue patentado en 1846. Con su padre desarrolló el saxhorn (patentado en 1845). Sax descubrió que son las proporciones dadas a una columna de aire que vibra en un tubo sonoro, y son éstas, las que determinan el timbre producido.

En 1857 Sax fue nombrado instructor de saxofón en el Conservatorio de París. Posteriormente perfeccionó varios instrumentos e inventó otros, sin embargo, sentó las bases para su explotación comercial.

Muchos de sus instrumentos fueron aceptados por las bandas del ejército francés, y durante 10 años Sax estuvo involucrado en demandas con fabricantes de instrumentos competidores que buscaban la revocación de sus patentes.

A los 80 años vivía en una pobreza; Emmanuel Chabrier, Jules Massenet y Camille Saint-Saëns se vieron obligados a solicitar al ministro de Bellas Artes que acudiera en su ayuda.

Adolphe Sax, engañó a la muerte siete veces

Golpeó la cabeza con un ladrillo. Se tragó una aguja. Bebió ácido sulfúrico. Cayó boca abajo en una sartén abrasadora. Estos fueron solo algunos de los accidentes en la vida de Adolphe Sax, un niño increíblemente propenso a los accidentes que nació en Bélgica y uno de los 11 hijos de su familia que llegaron a la pubertad.

Quien diría que el chico torpe se convertiría en el hombre que cambiaría para siempre el rostro de la música, desde los locales de blues de Nueva Orleans hasta los clubes de jazz de París y la música de Kenny G.

Sax creció en este ambiente musical en el que prosperó. Jo Santy, del Museo de Instrumentos Musicales de Bruselas, señaló: “cómo un joven saxo podía utilizar el taller de su padre como propio y elaborar clarinetes a los 14 o 15 años. “Mejoró el instrumento”, continuó Santy, “cambiando el diámetro interior y la ubicación exacta de los orificios para que suene mejor”.

En 1840, Sax presentó con orgullo nueve de sus nuevas obras a la Exposición Belga, pero debido a su juventud, se le negó el primer premio. Se le otorgó una medalla por su trabajo, pero Sax la rechazó, diciendo: “Si me creen demasiado joven para merecer la medalla de oro, yo mismo creo que soy demasiado mayor para aceptar esta medalla de plata.”

El joven Adolphe Sax demostró ser tan torpe como talentoso. Aunque logró fabricar instrumentos a mano a los 14, también tuvo una serie de llamadas cercanas con la muerte.

Por ejemplo, una vez pensó que cierto líquido era leche y de hecho bebió un poco de ácido sulfúrico diluido. Fue golpeado en la cabeza por una piedra, casi se ahoga en un río y envenenado tres veces con barniz. También se tragó una aguja y se cayó de una ventana de tres pisos. No es de extrañar por qué su madre, probablemente nerviosa, se quejó: “Es un niño condenado a la desgracia; no vivirá “, y que su apodo era” pequeño Sax, el fantasma “.

Inventa el Saxofón

Sin embargo, el joven Sax llegó a la edad adulta y se fue a París en la década de 1840 con 30 francos en el bolsillo después de estudiar en el Conservatorio de Bruselas.

Esto fue después de la Revolución y el reinado de Napoleón, aun se podía ganar dinero con el ejército. Su objetivo era nada menos que presentar una gama completamente nueva de instrumentos al ejército francés, que era, por supuesto, un mercado enorme. Sax se propuso crear un instrumento perfecto para su uso en ejercicios militares, pero esta vez, para el ejército francés.

Sax llegaría a crear una colección de saxofón del mismo nombre, el saxtromba y el saxtuba. Estos instrumentos experimentaron con el sonido del aire liberado en un tubo de latón y cada uno produjo un timbre diferente. Pero incluso antes de estos, Adolphe Sax ya había tocado su obra maestra: el saxofón.

En 1842, Sax conoció al compositor romántico Héctor Berlioz, quien le ofreció la entrada a los círculos musicales de París. Los dos hablaron extensamente sobre los inventos de Sax y esa misma noche en que se conocieron, el compositor le dijo a Sax: “Mañana, sabrás lo que pienso sobre el trabajo que has logrado”.

Berlioz celebró su creación escrbiendo:

“Su principal mérito a mi modo de ver es la variada belleza de su acento, a veces serio, a veces tranquilo, a veces apasionado, soñador o melancólico, o vago, como el eco debilitado de un eco, como los quejidos indistintos de la brisa en el bosque y, mejor aún, como las misteriosas vibraciones de una campana, mucho después de haber sido golpeada; no existe otro instrumento musical que yo sepa que posea esta extraña resonancia, que se sitúa al borde del silencio”.

Queriendo combinar la sutil belleza de los instrumentos de viento de madera en los que creció, con la flexibilidad de las cuerdas, Sax había creado un instrumento completamente nuevo con dos tamaños, el sopranino o saxofón pequeño y el saxofón más grande.

El saxofón fue una maravilla musical que la revista Time llamó más tarde la “perenne Cenicienta de la música seria”. “Esperaré un año más antes de registrar esta patente”, dijo Sax por temor al plagio. “¡Veremos si, para entonces, un fabricante habrá producido un verdadero saxofón!”

El hombre que inventó el saxofón canta el Blues

El saxofón y su fabricante no fueron apreciados en su época. Después de que patentó el saxofón en 1846, las versiones pirateadas se reintrodujeron en Francia, sin que Sax no consiguiera nada.

El inventor también era conocido por su personalidad difícil. Santy comentó: “con Adolphe Sax, era tan controvertido que estabas a su favor o en su contra. Este belga peligroso, dinámico y prolífico que había llegado a París dividió el mundo musical en Francia entre pros y contras”.

Altamente ambicioso y creativo, el hombre que inventó las mejoras del saxofón en los instrumentos clásicos de antaño alborotó las plumas de los músicos más tradicionales. Como tal, el saxofón no llegó, como Sax había soñado, a formar parte de las orquestas de su tiempo.

Se formaron clubes contra él. La prensa produjo artículos poco halagadores. El ávido litigio de Sax lo alcanzó y vació sus arcas. Sax se declaró en quiebra tres veces en 1852, 1873 y 1877.

Sin embargo, hubo quienes apoyaron su visión. Vendió alrededor de 20.000 saxofones entre 1843 y 1860 en su taller, y Berlioz saldría en su defensa escribiendo: “Una y otra vez, Sax es víctima de persecuciones dignas de la Edad Media”.

El instrumento, tal como lo conocemos, llegaría a representar todo un género musical décadas después, pero antes de que eso sucediera, el inventor del saxofón moriría sin un centavo el 7 de febrero de 1894.

Nunca se casó, pero tuvo cinco hijos con su compañera Louise. Adèle Maor. Uno de sus hijos, Adolphe-Edouard, continuó elaborando saxofones en el taller de su padre. En 1928, ese taller pasó a manos de la firma parisina Selmer

El nombre de este instrumento no es más que la unión del apellido del creador Sax, y la palabra Fon, que etimológicamente deriva de la palabra griega phonos, y significa sonido.

Al salir al mercado el saxofón, adquirió buena fama y popularidad, sobre todo en las bandas militares, y compositores como Bizet y Berlioz lo utilizaron sobremanera en sus composiciones.

El saxofón es un instrumento noble y adaptable en su sonido, con la finalidad de otorgar las características necesarias que conserven en su sonido la homogeneidad perfecta a lo largo de su extensión

A mediados de 1920, en New Orleans, Estados Unidos, el saxofón se aceptó como un nuevo instrumento que pasaría a formar parte de las bandas de Jazz Dixieland, ya que impulsaría el desarrollo comercial de este género.

Luego del declinar del Jazz de New Orleans, pasaría a ser protagonista el Jazz de Kansas, cuya banda constaría de tres voces y sesiones rítmicas, el cual fue evolucionando hasta convertirse en la gran Big Band que incluían grupos de cada instrumento, y entre estos, el saxofón.

Debido al arte de la improvisación, muy propia del Jazz, el saxofón poco a poco se fue delineando como instrumento solista.

El socarrat que mostramos en este post con medidas 20×30 más la enmarcación, pertenece a un músico valenciano que se puso a estudiar música casi a los 50 años…Para el talento no hay límite de edad.

“El Regalo Perfecto del S. XXI … nacido en el S.XII”

www.socarratartesania.es

Texto extraído y traducido de: https://allthatsinteresting.com
Esta web utiliza cookies de navegador. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Aceptar | Más información